Ante la amenaza no cedemos

Por: Yenillilian Torres / Opinión/ 28 septiembre, 2016

Una de las prioridades del gobierno cubano, desde el triunfo revolucionario en 1959, ha sido garantizar la educación gratuita en todas las enseñanzas. Las nuevas generaciones de cubanos crecieron formadas en un sistema educativo, donde se les prioriza la base material de estudio, el personal calificado, locales adecuados y todo lo necesario para la etapa lectiva. Así sucede desde 1959.


Orgullosos y agradecidos estamos de lo aprehendido y aprendido en cada curso escolar. Gracias a eso es que alcanzamos una profesión u oficio que ejercemos, lo más decorosamente posible.

Razones suficientes existen para declarar  la enseñanza cubana, como una excelente oportunidad de superación.

Sin embargo, el gobierno de los Estados Unidos, en sus planes subversivos contra la isla, destina millones de dólares a proyectos que recluten estudiantes de la enseñanza media (entre los 15 y 18 años) para, “supuestamente,” acogerlos en un programa de becas educativas. El objetivo de todo esto es reformar el pensamiento de los jóvenes que sean escogidos para viajar a los Estados Unidos, y cuando regresen; pues recluten a sus compañeros, y los conviden a optar por estas becas. Y así crear un caos en nuestra juventud

Con todo esto se comprueba, una vez más, las acciones desestabilizadoras emprendidas para derrotar nuestra Revolución, atacándonos en un eslabón tan vulnerable como son los jóvenes.

A pesar de todas estas patrañas, la juventud cubana se reafirma como un baluarte imprescindible e inquebrantable, de esta sociedad, que a base de esfuerzo y dignidad ha sobrevivido, el bloqueo comercial y financiero impuesto por el gobierno de los Estado Unidos.

Nuestros jóvenes, claros de sus ideas y convicciones, condenan estas acciones subversivas en contra de Cuba; por esto desde este 27 de septiembre, las escuelas cubanas de la enseñanza media y universitaria, serán sedes de actos de repudio hacia estos programas. Los artemiseños estarán, presentes, para apoyar lo construido por nuestro socialismo.