Pintor de trazos medicinales

Por: Equipo ARTV / Actualidad,Cultura/ 31 agosto, 2021

La técnica del hiperrealismo en las artes visuales, calificada como “la tendencia realista más absoluta en la historia del arte”, cobró fuerza especial durante la década del 60 y principios del 70 del pasado siglo en los Estados Unidos y Europa.


Cultores de esta como Denis Peterson, su precursor, se convirtieron en figuras de referencia, aunque no siempre despertaron el mismo nivel de entusiasmo entre la crítica especializada.

Al hiperrealismo precisamente ha echado mano el pintor caimitense Adalberto Arteaga Fernández para regalar un homenaje, a través del óleo al lienzo Héroes de la esperanza, en formato de 125 por 100 centímetros, a quienes son hoy el gran foco de atención en el planeta: los trabajadores del sector de la Salud.

Interrogado sobre el destino de la creación, Adalberto comentó que había sido donada por él a este valioso sector, prueba de cuánto compromiso con el momento actual ha sentido el artista, a quien vi empinarse en las calles de mi pueblo, Ceiba del Agua.

Luego lo vi crecer como artista en Bauta, donde una constelación de pintores, desde casas, talleres y eventos, le aportaba valiosas luces a la cultura de ese municipio.

Ya con varias exposiciones dentro de Cuba y en naciones como Estados Unidos y Costa Rica, con trabajos para el cine y con una obra esparcida por colecciones personales de varios países e instituciones, Adalberto quiso detenerse un instante para rendir homenaje a hombres y mujeres extraordinarios, a los cuales la humanidad tendrá que agradecerles por siglos tanta integridad y coraje.

Hipócrates aseguraba que “dondequiera que el arte de la medicina es amado, hay amor a la humanidad”, mientras para el poeta y crítico Samuel Taylor Coleridge “el mejor médico es aquel que inspira la esperanza”. Un par de lúcidas opiniones que, seguramente, este pintor y un pueblo entero sentirían como suyas.

Sea con trazos hiperrealistas, como en este caso, o con trazos más simbólicos y menos directos en otros, lo importante es entregar al mismo tiempo obra y corazón, a la vez que han entregado a tiempo completo, al límite de todo esfuerzo, quienes la recibieron de manos del pintor.

Tomado de ElArtemiseño.