COVID-19 en Francia, mascarillas y geles antibacterianos en la mira

Por: Equipo ARTV / Actualidad,Mundo/ 4 marzo, 2020

Ante el avance del coronavirus COVID-19 en Francia, donde los casos pasaron en menos de una semana de 18 a 212, se disparó la demanda de mascarillas protectoras y geles antibacterianos para el lavado de manos.


Las autoridades han insistido en que la higiene, en particular la limpieza de las manos, es esencial para evitar el contagio por un virus presente ya en 80 países, responsable de más de 93 mil casos y tres mil 200 muertes, la mayoría en China.

El mensaje al parecer fue bien captado por la ciudadanía, al punto de que en mercados y farmacias, donde el gel antibacteriano suele abundar, no resulta fácil adquirirlo desde hace unos días, constató Prensa Latina.

A río revuelto, ganancia para pescadores, en este caso para comerciantes, un refrán popular entre los hispanoparlantes asumido por muchos vendedores, al extremo de obligar a una intervención gubernamental.

El ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, anunció hoy un decreto para limitar el incremento de los precios del demandado gel, alza calificada de inaceptable.

De la crisis ante la que estamos solo saldremos victoriosos si predomina la solidaridad, dijo en el canal BFMTV el titular, quien apeló a la responsabilidad colectiva.

La cuestión de las mascarillas es diferente, porque expertos y funcionarios reiteran que no resuelven el problema de la diseminación representado por el COVID-19, microorganismo que se transmite a través del contacto físico con partículas de personas infectadas que tosen o estornudan.

Por tanto, son los portadores del coronavirus los que deben protegerse y no los seres humanos sanos, una visión que muchos suelen ignorar, como es de esperar en los momentos de crisis, en los cuales la prensa a veces empeora las cosas al centrarse en la cifra de contagios y de fallecidos, en lugar de explicar la situación.

Si bien la presencia de mascarillas protectoras no abunda en el transporte y los lugares públicos de esta capital y otras ciudades francesas, en un país de casi 70 millones de habitantes y más de 80 millones de turistas anuales, no resulta muy difícil que se genere una demanda exorbitante de tal implemento y que este se agote con rapidez.

La víspera, el presidente Emmanuel Macron informó en Twitter que el gobierno toma el control de las máscaras almacenadas o en producción, en aras de garantizar el suministro de las mismas a los enfermos y al personal médico encargado de atenderlos.

Por su parte, el ministro de Salud, Olivier Verán, señaló este miércoles que las mascarillas solo serán vendidas por prescripción facultativa.

Macron visitó ayer el Centro de Crisis activado a raíz del brote, lo cual aprovechó para recordar que Francia se encuentra en la fase dos de la estrategia para enfrentar al virus, que identifica la circulación del COVID-19 en el país y define las medidas para evitar su propagación y que llegue a la tercera y última etapa, la epidemia.

El jefe de Estado llamó al trabajo en bloque, a mantener informada a la ciudadanía y a apostar por la claridad, la resiliencia y la determinación.

Tomado de PL.