Díaz-Canel por el Sí

Por: Equipo ARTV / Actualidad,Mundo/ 25 septiembre, 2022

En Cuba votar de forma libre figura como un derecho constitucional que también se encuentra amparado en el artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y el Ciudadano donde se recoge que “(…) la voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto (…)”.


Desde horas tempranas de la mañana, la nación cubana atestigua el cumplimiento de este derecho. El país se encuentra inmerso en un proceso de referendo popular del Nuevo Código de las Familias que, de ser aprobado por los electores, sustituirá al anterior que data del año 1975 y, abrazará, la diversidad cultural de familias que existen hoy en la actualidad de la isla.

Votar más que un derecho, debería considerarse un deber moral. La única forma de lograr un sociedad bajo la premisa martina de “con todos y para el bien de todos”, es, siendo partícipes de los procesos de transformación social por los que atraviesa el país.

La jornada dominical inició con el tweet del Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez, invitando a cada cubano a “cambiar todo lo que deba ser cambiando” como lo deseaba el Comandante en Jefe Fidel Castro. Precisamente, predicando con el ejemplo, el líder acudió a las urnas a votar por el futuro.

Y, aunque el presidente calificó el texto jurídico como “una obra monumental, por la cantidad de saberes y experiencias que lo conforman y la singularidad de haber convertido el amor en ley”, subraya la probabilidad de que no exista una votación unánime. Sin embargo, sí cree en la posibilidad de una votación mayoritaria.

“Lo que más ha aportado el proceso, independientemente del resultado, es que hemos sido menos egoístas y aprendimos más acerca de la familia y sobre temas que inciden en nuestra sociedad para que sea mucho mejor” acotó.

Si bien es cierto que cada ciudadano tiene el derecho a votar a favor o en contra del Nuevo Código de las Familias, decidiendo sobre la base de la reflexión personal si lo que aquí se plasma lo representa e identifica, y que, además, esta decisión es secreta e incuestionable, el mandatario no tuvo reparos en hacer pública su elección. Votó por el , a las 7:48 am en el Colegio No.3 de la circunscripción 57, del municipio capitalino de Playa, porque para él, representa el progreso social y una oportunidad para que los derechos de las más diversas familias sean aceptados y protegidos.

Cubadebate: Díaz Canel acude a votar por el código de las familias.

Su criterio expresado de manera pública no pretende censurar la opinión de quienes juzguen de forma diferente el aparato legislativo. A su juicio, considera que se ha “respetado el derecho de todos” y asegura que, así continuará siendo.

Cubadebate: Díaz Canel vota por el código de las familias.

A la prensa recordó que “este Código partió del debate popular, de una necesidad social. En los últimos años la sociedad se ha vuelto más heterogénea, cambiaron las familias cubanas y aparecieron nuevos tipos de relaciones. Existían deudas con el tratamiento desde las normas jurídicas a determinados temas de herencia y de afecto, y creo que eran justos que se tuvieran en cuenta en un momento como este”.

Cubadebate: Rueda de prensa con el presidente cubano luego de ejercer su voto.

De igual forma reconoció que algunos de los temas planteados en el código no han resultado comprensibles del todo por la ciudadanía, fundamentando cómo en 62 años se han instaurado criterios de patriarcado en ciertas familias, limitando así la comprensión sobre la diversidad existente en cada núcleo.

La polémica generada en las redes sociales ha incitado campañas tanto en contra como a favor de la aprobación del código de las familias. “Hay personas que se manifiestan contra el Código, sobre todo en las redes sociales, con un lenguaje vulgar y lleno de odio (…) No es un problema de convicciones, racionalidad o sentimientos, sencillamente hay gente que adoptan esa posición porque consideran que si es un Código dentro de la Revolución, entonces no debe valer”– concluyó.

Una cosa sí es segura, sin importar cuál sea la elección de cada cubano, lo más importante en este momento es la participación de todos y el respeto al derecho universal de elegir libremente cómo votar.