Niños del Porvenir, Maestros de la Esperanza

Por: Ivette Cruz / Artemisa,Titulares/ 22 diciembre, 2021

Fundada con el Triunfo de la Revolución, la escuela primaria urbana Fabricio Ojeda Lastra, del municipio artemiseño Güira de Melena, no ha cerrado sus puertas ni un solo día y ha estado disponible para la comunidad infantil que ingresa el preescolar hasta sexto grado.


El plantel, según encuesta realizada a familiares de los alumnos que cursan estudios en el centro, cuenta con alto prestigio forjado a través del tiempo por sus claustros, pedagogos que han puesto todo el empeño, en su labor instructiva con la primera educación de los niños.

Y al expresar de esta primaria, su director Arturo González Torres, comenta “es un centro integral donde se combina el aprendizaje con la formación cultural política e ideológica de los educandos, donde quizás, no resulte una sorpresa escuchar la lectura de un poema, el toque de guitarra o el baile de un guaguancó…porque es allí donde el arte se acompaña del saber”.

Con un claustro joven incorporado el cien por ciento a la Licenciatura en la Educación Primaria y los estudios universitarios, la matrícula alcanza los 56 docentes y se destacan por la participación en concursos on line, lanzados  a nivel provincial y nacional durante la temporada pandémica.

En este caso, La Covid 19 no causó brechas, alega González Torres, pues se mantuvieron los nexos para desarrollar las funciones educativas con el estricto cumplimiento de las medidas higiénicas. Se visitaron los hogares, se chequearon las teleclases en sus diferentes emisiones, entre otras acciones que al reiniciar el curso garantizaron mejores condiciones para los niños y la docencia.

La primaria urbana, durante los meses de julio y agosto, se sometió a una reparación parcial y hoy exhibe una instalación embellecida, con jardinería y áreas organizadas, limpias, dispuestas para recibir las clases y desarrollar actividades extraescolares.

Reina la disciplina y el respeto entre maestros y alumnos. Es éste un colectivo donde la unión y la constancia garantizan la formación plena en un contexto feliz y seguro, razones para enarbolar el lema de ser los “Niños del Porvenir, Maestros de la Esperanza”.