José Martí en la cima de la Patria

Por: Ofelia Robainas / Opinión/ 13 enero, 2020

Hace sólo unos días en Santiago de Cuba ocurrió un  abominable hecho del cual fueron responsables dos ciudadanos que sin el menor recato posible ultrajaron varios bustos de José Martí.


Nuestro pueblo reaccionó de inmediato con una respuesta digna del hecho, porque como bien dijo el Apóstol de nuestra independencia: “cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres.”

 

Martí es el alma de la Patria,  desde pequeños en las escuelas los niños aprenden a amarlo, por lo que fue, es y será para nosotros. El autor intelectual del asalto al cuartel Moncada no es un busto, es el símbolo de la honradez, la valentía, la modestia, del inmenso amor a Cuba, a la familia, lo que demostró durante toda su corta vida, la cual entregó por la libertad de su amada tierra.

 

No encuentro palabras para calificar la detestable acción de esos desagradecidos. Fueron irrespetuosos con el busto del hombre que lo sacrificó todo por el bien de la tierra donde nació. Martí es amor, esperanza, entereza, sonrisa, paz, humanidad, solidaridad, altruismo, Martí es cultura, amor, está en el altar glorioso de Cuba.