Produciendo desde la casa

Por: Equipo ARTV / Actualidad,Artemisa/ 25 octubre, 2019

La producción de alimentos a partir del desarrollo local resulta una vía imprescindible para garantizar la sostenibilidad económica. Actualmente se evidencia una voluntad política de fomentar la autogestión del desarrollo a escala municipal, expresada en la Conceptualización del Modelo, del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030 y de los Lineamientos aprobados en los Congreso del Partido Comunista de Cuba.


En este contexto, se desea impulsar el desarrollo local a partir de sus estrategias, las de la provincia y las del país, de modo que cada municipio se fortalezca como instancia fundamental, con la autonomía necesaria, sustentable, y con una sólida base económico-productiva.

 

Se identifica como uno de los elementos estratégicos el fomento de proyectos, basados en pequeñas y medianas empresas que tributan a encadenamientos productivos y de servicios con enfoque al desarrollo local, priorizando actividades de la Industria Alimentaria.

 

En San Antonio de los Baños, si hablamos de desarrollo local a favor de la producción de alimentos para sostener la economía municipal, no podemos dejar de mencionar los cooperativistas que con su aporte surten el mercado, así como los comedores de instituciones educacionales y de Salud Pública en la Villa del Humor.

 

Igual podemos mencionar el cultivo de viandas, hortalizas y vegetales en organopónicos y patios de referencia nacional como el de ‘’Los Hermanos Alemán’’. Pero también, en el Ariguanabo la ganadería es uno de los renglones para impulsar el desarrollo económico y alimentario desde la localidad.

 

El municipio cuenta con la Mini-Industria Kikirikí. Esta entidad, perteneciente a la Empresa Agropecuaria, comercializa sus producciones en las ferias que se realizan en las diferentes entidades, así como en los puntos de venta del municipio, con productos aceptados y demandados por la población debido a la calidad y presencia.

 

En la actualidad existe una diversidad de fuentes de financiamiento para el desarrollo local, entre las que se encuentran: plan de la economía, presupuesto, fondos para proyectos de Iniciativa Municipal de Desarrollo Local, y crédito bancario.

 

Sin embargo, considero que a pesar de estas oportunidades se aprecian insuficientes niveles de articulación, alcance y utilización de estas fuentes, así como de las capacidades de los actores locales para la planificación y gestión de la financiación para el desarrollo local.

 

Falta involucrar más al pueblo, a producir, explotar y explorar posibilidades a favor del desarrollo local. Porque esta contribución solo logrará ser efectiva si está bien gestionada con proyectos que representen una fuente de ingresos para la comunidad, y que en gran medida eleve la calidad de vida y en especial la alimentación de los ariguanabenses.

 

Tomado de RadioArtemisa.