Más que iniciativas, una esperanza de vida

Por: Ivette Cruz / Actualidad,Artemisa/ 26 noviembre, 2021

Desde el azote de la COVID 19 en cada pedacito de Cuba, resiliencia, adaptación y sostenibilidad, han formado parte del lenguaje común de los gobiernos municipales y la población, Güira de Melena, municipio de Artemisa, no ha sido la excepción.


La inserción de jóvenes cooperativistas en la distribución de productos agrícolas, hasta los hogares con el fin de evitar la movilidad de las personas, constituyó una opción socio-económica para el municipio. Esta iniciativa fue concebida por Rafael Leal Piñero presidente de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS)  “Ubaldo Díaz Fuentes”, del municipio Güira de Melena.  

Un proyecto con oportunidades, incluso para la mujer sin vínculo laboral. Y es que las féminas han sido un soporte fundamental durante el contexto pandémico, por su dedicación y apoyo para múltiples acciones, entre ellas, la producción de nasobucos, en centros laborales y hasta en casa.

En este orden el funcionamiento de dos mini-industrias La Güireña y San Miguel, alternativa concebida por la Empresa Agropecuaria y  la CCS Frank País, han garantizado el autoabastecimiento local y la comercialización, y actualmente son fuentes de empleo.

El nexo de la ciencia y la educación con la agricultura y los proyectos de desarrollo local, han constituido otra vía para minimizar los impactos negativos de la COVID 19. La creación de una Finca de Semilla, permitió a los productores intercambiar y desarrollar esta cultura, de manera, que hoy poseen los llamados Bancos, con variedades de cultivos, y una producción de alcance para todo el año. En el municipio Güira de Melena, de la provincia Artemisa, muchas han sido las experiencias en tiempos de pandemia, que más que iniciativas, han constituido una esperanza de vida.