Gustav un huracán inolvidable para los sancristobalences

Por: Jorge Félix / Fotorreportajes/ 7 septiembre, 2018

El 30 de agosto de 2008, el extremo occidental de la provincia de Artemisa fue afectado por un poderoso huracán categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, con vientos máximos sostenidos de hasta 240 km/h, con rachas superiores.


En la trayectoria recorrida el municipio de San Cristóbal quedó bajo los efectos de la pared del ojo, donde se registran los vientos más fuertes.

 

Gustav transitó por el territorio nacional en aproximadamente cuatro horas, dejando devastación en las provincias de Pinar del Río, Artemisa y en el municipio especial de la Isla de la Juventud.

 

La afectación de Gustav transformó a San Cristóbal, la tristeza se adueñó de sus residentes que desde el año 1944 no sufrían el impacto directo de un huracán.

 

El Hospital General Comandante Pinares, fue severamente afectado, sobre todo la tercera y cuarta planta.

 

La fuerza del viento afectó árboles de gran tamaño, así quedó el Parque del municipio después de los efectos de Gustav.

 

El servicio eléctrico sufrió grandes daños, las torres de alta tensión no soportaron la intensidad del viento y fueron derribadas.

 

Como es común en situaciones como esta, la solidaridad no se hizo esperar y eléctricos de otras provincias llegaron al municipio para restablecer el servicio en el menor tiempo posible.

 

Este jueves se cumplieron diez años de este suceso, sin embargo, continúa presente en la memoria de los sancristobalences como el huracán más intenso y devastador que ha vivido el territorio.