“Líderes” de la libertad de expresión quieren cerrarnos la boca

Por: Equipo ARTV / Actualidad,Cultura/ 17 agosto, 2021

“En Cuba no hay libertad de expresión”, dicen los que insisten en cerrarnos la boca por pensar diferente, por no creer en el capitalismo, por no querer saber nada del odio procedente de Miami. Y lo dicen con total inmunidad para escupir insultos y mentiras, como parte de una guerra química destinada a envenenar la opinión pública.


De la misma forma lo contaba Eduardo Galeano sobre lo que sucede en Venezuela. Así, mientras la maquinaria financiada por el Gobierno de Estados Unidos, con su cuartel general en Florida, bombardea falsedades a diestra y siniestra, ¡ay de quien pretenda ejercer su derecho a defenderse! Hasta ahí llega su famosa libertad de expresión.

Que le pregunten a la Nueva Joven Joya de la Lírica Cubana Contemporánea, Dimarys Águila, víctima del llamado ciberbullying o acoso en las redes sociales durante un largo período de tiempo.

“Estos ataques responden a una predisposición a la violencia en el agresor, por motivos psicológicos y de personalidad, como respuesta del odio hacia otra persona, ya sea religioso, sexual, político, racial, por preferencias o diferencias.

“Pero el ciberbullying ha pasado a terrorismo mediático, pues ha ido más allá de la difamación o el acoso, al hacer de las redes sociales un escenario para atemorizar, destinado especialmente hacia Cuba.

“En los últimos años, los insultos políticos, racistas, sexuales y las amenazas de cubanos residentes en Estados Unidos, han llenado las redes de terror, específicamente contra los artistas de esta tierra que mantienen una ideología diferente a la suya.

“Arremeten contra los que agradecemos a la Revolución el lugar donde con admiración los recibe su público, pues no basta el talento si no se desarrolla en escuelas de formación artística, como las que brinda Cuba de forma gratuita a quienes llevan dentro el espíritu del arte.

“Para un artista cubano que resida en su país, sea actor, músico, humorista o escritor, esa maquinaria comienza a manifestarse con las acciones de un grupo de páginas web, pertenecientes al sistema de medios de Internet financiados por el fondo millonario que cada año el Gobierno de los Estados Unidos destina a la subversión contra Cuba.

“Sus editores, mercenarios cubanos dedicados a esa función, vigilan los muros de Facebook de prácticamente todos los artistas populares cubanos, u otros de una alta actividad en las redes e importante número de seguidores. Incluso puede tratarse de publicaciones de cariño y felicitaciones, pues tratan al mismo tiempo de construir empatía, como parte del propio mecanismo de intimidación colectiva.

“Hace más de un año y en reiteradas ocasiones, he sido víctima del terror en estas plataformas: difamación, amenazas continuas como la de recaudar firmas para retirar libros de mi autoría de Amazon, llamadas vía Messenger en la madrugada para crear pánico psicológico desde la familia, mensajes de odio y violencia…

“Por más de una semana, imágenes personales circularon en Facebook desde diferentes perfiles y a través de la plataforma Cubanos por el Mundo.

“¿Su propósito? Que me retire de los medios digitales. Confían en sumar bajas de artistas e intelectuales de las redes sociales a través del miedo, para dejarles un escenario libre y continuar con la guerra mediática basada en la desinformación y las fake news que constantemente circulan.

“Retirar de las redes sociales a los artistas activos con una clara visión de lo que acontece, con un público o seguidores que los aplauden, es el blanco principal hacia donde parece ir dirigida la flecha.

“Pese a toda táctica desarrollada por quienes pretenden desestabilizar el orden y la tranquilidad ciudadanas, los artistas e intelectuales cubanos continúan aportando con su obra desde sus perfiles, en la continua lucha contra la pandemia y en defensa de la Revolución cubana. La cultura sigue siendo escudo y espada de nuestra nación.

“Bien dijo Martí que ‘el Sol quema con la misma luz con que calienta. El sol tiene manchas, los desagradecidos no hablan más que de sus manchas. Los agradecidos hablan de la luz’”.

Esta güireña de 42 años recién cumplidos el domingo 15, imparte talleres literarios, dirige la Editora Argos Iberoamericana, integra jurados de importantes certámenes, es editora de la revista chilena Es-Kupe y cada vez más se le suceden los premios, uno tras otro.

Por si no bastara, es gestora del proyecto comunitario Tocoritos del Monte, en el cual imparte el taller de literatura para niños La Flauta de Chocolate, y del Proyecto comunitario Arcos de la Cultura, con sede en el Vedado, La Habana.

“Puede que el arte sea apolítico, como muchos manifiestan, pero los artistas no, y sin ellos el arte sería una utopía. No se puede separar al creador de la sociedad en que vive.

“Revolución es cambio y transformación; el arte también lo es. Soy una artista revolucionaria, y lo seré siempre, con la valentía de defender mis principios e ideología desde lo que escribo, ya sea poesía política, feminista o de amor. El arte www.tvartemisa.icrt.cu y hoy más que nunca necesitamos de él”.

Dimarys domina los claves del amor. Sus versos saben de ese tono erótico audaz, cuando invita: “Grábame por la piel, tus dimensiones/ Úsame con excusa y con pretexto/ Señala los errores en el texto/ Tíldame con agudas oraciones”.

E igual le canta a su Güira. “De esta tierra es la que vengo/ su canto para el que voy./ Plátano, lechuga soy/ en ti vivo, de ti tengo/ por ti muero, me sostengo/ como árbol a su raíz./ Tu suelo la emperatriz,/ imperio, ¡terreno santo!/ sobre mi cuerpo levanto/ tu pérgola de maíz.”

Pero es firme como roble cuando afirma que “entre el norte y el sur existe la distancia/ de mirarse de frente.”

Y proclama: “No me hables de odio/ ni me mires con esos ojos de fervor oscuro,/ mira cómo se endurece tu cuerpo vermiforme/ al maldecir la tierra que te nombra;/ tratas de derramar el veneno en que convives/ pero no basta la mirada del Cíclope,/ para llenar de antojos los bolsillos:/ muerdes la tierra/ con las caries de tus dientes/ sin saber que sangran,/ pero es el concepto/ toma otro himno y empuña otra bandera/ y dime:/ “¿Por qué piensas tú, soldado/ que te odio yo?”

Tomado de ElArtemiseño.