Una verdadera hazaña de producción

Por: Claritza Hernández / Actualidad,Artemisa/ 24 junio, 2019

En un área que no supera los 8 metros cuadrados, el sancristobalense  Aldo Castañeda  Arango, produce anualmente más de 50 mil huevos de codorniz, con los que multiplica la especie, y potencia la alimentación familiar y local.


Con  resistencias eléctricas y otras piezas recuperadas, Aldo instaló sus dos incubadoras artesanales con capacidad   para   unos 300 huevos, logrando  niveles de viabilidad que superan el 76 por ciento, en un período que oscila entre los 16 y 21 días.

Insertado a un proyecto de desarrollo local,  Aldo incursiona  en la multiplicación de otras especies, entre las que figuran las aves rústicas y camperos, altamente demandadas por los productores de la zona  vinculados al  movimiento  de la  agricultura urbana y suburbana.