Aspiro es un lugar para proteger

Por: Claritza Hernández / Artemisa/ 26 abril, 2018

A unos 100 kilómetros de la capital cubana, encontramos Aspiro, una localidad que se erige en la ladera sur de la Sierra del Rosario, considerado por su extraordinaria belleza un oasis natural, hoy, seriamente, afectado por la mano del hombre.


Hasta allí llegaron espeleólogos,  arqueólogos, líderes de proyectos  locales  y estudiantes  de relaciones internacionales, interesados en monitorear los daños causados al ecosistema y las potencialidades  medioambientales, culturales  e históricas del lugar.

 

Temáticas como el rescate y conservación del bosque, educación ambiental, agricultura sostenible y efectos  del cambio climático, fueron  líneas  de la  investigación y del taller  resumen donde  se propusieron acciones para detener la depauperación del lugar   y  revertir  los daños en cuanto sea posible en beneficio de la madre naturaleza.

 

El Héroe de la República de Cuba Gerardo Hernández Nordelo,  develó una tarja en el jardín de la escuela primaria de la mencionada localidad,  en honor al Doctor Antonio Núñez Jiménez  e integrantes del círculo de interés de espeleológica plantaron un árbol    también en homenaje al eminente investigador, considerado el cuarto descubridor de Cuba.

 

Con la actuación del proyecto socio-cultural “Reciclarte”,  y  de la agrupación musical ecologista “Cubanos en la red”, cerró esta expedición que devino excelente jornada  para el cuidado y conservación de Aspiro, sitio con potencialidades para ser propuesto paisaje natural protegido.