Multiplicar ideas a favor de la agroecología y la soberanía alimentaria

Por: Ivette Cruz / Artemisa,Titulares/ 22 noviembre, 2022

El VIII Congreso Internacional de Agroecología, Soberanía Alimentaria, Educación Nutricional y Cooperativismo concluyó en Cuba.


Con sede en el Centro Integral de la ANAP ubicado en el municipio Güira de Melena, de la provincia Artemisa, el encuentro constituyó un espacio de intercambio entre representantes de 15 países y anfitriones cubanos

De acuerdo al cronograma previsto, sesionaron en comisiones, alternando con recorridos de campo, entre ellas, la visita a fincas de las tres provincias seleccionadas como referentes en la implementación de buenas prácticas agroecológicas, con resultados en la producción agroalimentaria.

La Habana, Mayabeque y Artemisa fueron exponentes del quehacer de productores y cooperativistas que aplican estas técnicas para el cultivo y cosecha de productos sanos, que garantizan la soberanía alimentaria en cada territorio.

Las visitas de campo se realizaron en el municipio Artemisa y la localidad güireña, por ser netamente agrícola.

En «La Rebeca» finca escuela concebida para la adaptación al cambio climático, fue de los sitios, donde los participantes conocieron el uso de abonos verdes y otros productos biológicos.

Por su parte, el productor Epifanio Moisés López, en la finca «anta Rosa», mostró la plantación de frutales, lograda, en un suelo altamente rocoso. De esta manera, intercala cultivos lo que le permite diversificar sus producciones.

El productor cuenta con una minindustria para el procesamiento de pulpas, que almacena y comercializa durante todo el año. La cría de abejas de la tierra, es otra de las prácticas que impulsa.

En el recorrido, se incluyó la visita a la Cooperativa de Producción Agropecuaria «Niceto Pérez”. Actualmente, entre sus fortalezas, figura la creación de un centro de reproducción de entomófagos y entomopatógenos, microorganismos que actúan contra las plagas y benefician los cultivos.

La Comisión número 5, integrada por jóvenes agrónomos, investigadores, técnicos agrícolas entre otros participantes foráneos vinculados a la agroecología, concluyeron el recorrido en «La Conchita» finca del productor Julio Llanes. La conservación de variedades de semillas, es de las alternativas que sustenta para garantizar la diversificación y reforzar la producción de cultivos varios dirigidas al consumo familiar, el autoabastecimiento local y otros destinos.

Una jornada del VIII congreso, rica en aprendizajes e intercambio de conocimientos, donde se multiplicaron las experiencias, útiles para continuar, apostando por la soberanía alimentaria, la educación nutricional y el cooperativismo entre los pueblos de Latinoamérica.