El día que perdimos a Ciro Redondo García

Por: Yenillilian Torres / Artemisa,Titulares/ 29 noviembre, 2021

Mucho sabe Artemisa de rebeldía revolucionaria, porque muchos de sus hijos escribieron páginas gloriosas en la historia de Cuba. Muchos de sus hijos se entregaron completamente a la causa justa que era: despojar, para siempre, al tirano opresor.


Mucho sabe Artemisa del asalto al Cuartel Moncada, de la expedición del yate Granma, de los combates en la Sierra Maestra porque ahí estaban sus hijos. Ahí estuvo Ciro Redondo García quien murió en combate contra las tropas del ejército batistano, y fue ascendido póstumamente al grado de Comandante del Ejército Rebelde.

No fue casualidad que se mereciera este grado militar. Su desempeño, su valor, su audacia, le permitieron ser uno de los hombres más valiosos de la guerrilla revolucionaria.

Ciro Redondo fue uno de los asaltantes al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, por lo que fue condenado a presidio. Amnistiado por la presión popular salió al exilio y regresó a Cuba en la expedición del yate Granma que desembarcó el 2 de diciembre de 1956 por la costa sur de Oriente.

Después de la derrota de Alegría de Pío, en que fueron dispersos, presos y muertos muchos de los expedicionarios, se reunió con Fidel para continuar la lucha.

Participó en numerosas acciones, ganándose el respeto y admiración de sus compañeros. El 29 de noviembre de 1957, en el combate de Mar Verde, dirigido por Ernesto Che Guevara, fue asesinado en la primera línea de fuego.

En el acto conmemorativo por el aniversario 50 de la caída de Ciro Redondo García el comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez expresó: “(…) y hasta el momento de su último combate constituyó siempre un puntal inconmovible de la confianza en la causa de la Revolución, en la justeza de sus ideas, y en la dirección del Comandante en Jefe”.

“Los que conocimos su seriedad, su disciplina, su valor, no tenemos duda de que Ciro, como lo fue en la guerra, habría sido igualmente un cuadro fundamental en cualquiera de los frentes de la Revolución y de la lucha contra el imperio, después del Primero de Enero”.

No se explica a Ciro Redondo, sin las tradiciones de patriotismo y rebeldía de este pedazo de nuestra tierra, que supo sublevarse contra la esclavitud, pelear por la independencia y ser escenario de duras batallas sociales y obreras contra la opresión y la tiranía a lo largo de muchas décadas”.