Los latidos desde un centro de aislamiento

Por: Yemmi Valdés / Artemisa,Titulares/ 6 abril, 2021

Llegar a un centro de aislamiento es estar, ahora mismo, en el lugar donde el mundo late.


En esta rutina de latidos se hace un espacio para contarnos; porque es justo y pertinente que lo sepan otros.

Los gestos de gratitud llegan en forma de carta, o pueden quedar los rigores del sacrificio plasmados en diario de campaña.

La vida es distinta cuando se está aquí y estos son los hechos que la marcan.

La batalla contra la COVID-19, lo es también contra el desánimo y el arma de la solidaridad resulta clave.

Equipos de trabajo y rutinas, se replican en toda Cuba al margen del cansancio acuden a la necesidad de los de adentro; pero su misión te alcanza y me alcanza, y es deber nuestro hacer lo justo por ellos.