Diversas aristas del sistema agroforestal

Por: Yemmi Valdés / Actualidad,Artemisa/ 18 junio, 2020

El sistema agroforestal de la provincia Artemisa apuesta, de manera progresiva, por la inserción en la producción de alimentos y el incremento de las exportaciones de sus productos tradicionales.


Desde el año 2003 la empresa agroforestal Costa Sur se acoge a los beneficios del perfeccionamiento empresarial e incorpora renglones, que junto a la madera aserreda y al carbón vegetal como productos líderes, se conviertan en catalizadores de la eficiencia ante el reto de generar ingresos.


Entre los objetivos de trabajo en cada una de las unidades productivas, trascienden el cumplimiento del encargo estatal y las fincas forestales retoman la agricultura y la ganadería como prioridad, dadas las oportunidades de los ecosistemas donde intervienen.


Desde los procesos de silvicultura en los viveros se potencia el desarrollo de frutales y de maderas preciosas, amenazadas,con peligro para la conservación o de alta demanda como Pino, Cedro, Caoba, Gemelina, Teca, Acasia, Ocuje y Yamao.


Además se trabaja en la restauración de bosques, y la rehabilitación de renglones como el café y los cultivos varios en áreas del llano y de la montaña.


La diversidad de las producciones permite intervenir en varios sectores. Así lo ratifican la comercialización de cujes para la industria tabacalera, de carbón vegetal para el mercado interno y las exportaciones, leña para los ingenios durante la zafra azucarera, entre otros.


Tambiém encuentran clientes en el Fondo Cubano de Bienes Culturales, la Empresa de Mantenimiento Constructivo, la Empresa Agropecuaria, y agregan valor a la madera aserrada en carpinterías propias donde se fabrican parles demandados por la Zona Especial de Desarrollo Mariel, cajas de colmena para la apicultura y elementos destinados al programa de la vivienda como puertas, ventanas y muebles.


Por otra parte, realizan acciones para el enfrentamiento al cambio climático, que se sostienen a través del Fondo Nacional de Desarrollo Forestal y se apoyan  en proyectos como Manglar Vivo y Conectando Paisajes.


De esta manera, el sistema agroferestal artemiseño tributa a la consolidación de programas y subprogromas de marcada relevancia para la economía del país y para la seguridad alimentaria en ámbitos locales, territoriales y con influencia en indicadores a nivel nacional.