Convocatoria al pueblo artemiseño

Por: José Luis Guía / Actualidad,Artemisa/ 14 febrero, 2019

De Bolívar y Martí, en rutas diferentes que conducen al mismo camino,  heredamos los lazos de hermandad existentes entre la República Bolivariana de Venezuela y Cuba, cuyo gesto de integración enraizaron en la historia los Comandantes Fidel Castro Ruz y Hugo Rafael Chávez Frías.


Por estos días, con mayor fuerza,  el hermano país es víctima de una campaña internacional que busca, con el auspicio del Gobierno de los Estados Unidos y otros lacayos que sirven a los intereses del imperio, como Brasil y Colombia, desacreditar a la Revolución que conquistó Chávez, generando matrices de opinión que buscan justificar una intervención militar en la nación suramericana, enmascarada en una supuesta ayuda humanitaria al país.

 

Al igual que Cuba, Venezuela constituye en la actualidad paradigma de resistencia, democracia y justicia social en la región, de ahí que el imperialismo norteamericano no renuncia a su propósito de asfixiar a las dos naciones.

 

Por ello, en apoyo a la Revolución Bolivariana y a su presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros, el pueblo cubano, y como parte de este, el artemiseño, desarrollará mítines en repudio a tan burda y grosera escala injerencista.

 

Serán jornadas matutinas y vespertinas cargadas de solidaridad con el batallador pueblo venezolano de recogida de firmas en cada centro de la producción, los servicios  y en planteles de las educaciones media y media superior, en apoyo a la patria de Chávez, donde más de 22 mil colaboradores cubanos brindan servicios a la población del hermano país.

 

En medio de nuestra batalla por el SÍ de la nueva Constitución de la República de Cuba este 24 de febrero, les convocamos a repudiar las agresivas escaladas contra Venezuela, en un escenario en que el enemigo apuesta por la política de golpe suave para derrocar a movimientos de izquierda en América Latina. Venezuela y Nicaragua son blancos de esa criminal política que viola el derecho internacional de la autodeterminación de los pueblos.

 

Al igual que China y Rusia, Cuba condena, una vez más, esas patrañas y ratifica su irrevocable decisión de permanecer al lado de ese país, porque como expresara nuestro apóstol José Martí…”Denme Venezuela en qué servirla, ella tiene en mí un hijo”.